Les Jornades Gastronòmiques Mengem a Vila-real diuen adéu a la segona edició amb una emotiva cerimònia de clausura

Encara que les II Jornades Gastronòmiques van acabar oficialment el passat 27 de novembre, dia de Santa Caterina, va ser ahir a la nit quan, definitivament, van dir adéu fins a la propera edició, i ho van fer amb la celebració d'una cerimònia de cloenda al restaurant Cal Dimoni.

Un emotiu acte que, a més, va servir per atorgar els premis als clients dels restaurants que havien valorat els menús, consistents en diversos sopars i lots de productes gastronòmics, així com al restaurant amb la millor qualificació obtinguda, que va ser el restaurant Al d'Emilio. Així mateix, es va retre un càlid homenatge als 19 participants, amb l'emissió d'un audiovisual recordatori i el lliurament de diplomes acreditatius.
A la cerimònia, que va estar conduïda pel periodista i locutor Raúl Puchol, van assistir al voltant d'unes cinquanta persones, entre restauradors, col·laboradors i alguns dels membres del consistori vila-realenc, com el regidor de Turisme, Emili Obiol, i el tinent d'alcalde i regidor de Comerç i Foment Econòmic, Pasqual Batalla, entre d'altres.
Precisament va ser Batalla qui, després de la divertidíssima actuació del còmic i monologuista Fanfi García, va cloure l'acte i va convidar a tots a participar en la pròxima edició de les Jornades Gastronòmiques, que, segurament, tornaran a comptar amb l'olla de la Plana com a plat protagonista.
   

CLOENDA DE LES II JORNADES GASTRONÒMIQUES

El dimecres 14 de desembre se celebrarà l'acte que tancarà les II Jornades Gastronòmiques de Vila-real Mengem a Vila-real ... olla de la Plana.

Això serà al restaurant Cal Dimoni a les 20.30 h i durant l'acte es presentaran els resultats de l'esdeveniment gastronòmic, es realitzarà el sorteig de les butlletes agraciades dipositades pels clients en les urnes i es lliurarà el premi al restaurant més ben valorat pels clients, així com un reconeixement a tots els participants.

En finalitzar està prevista la degustació del plat estrela de les Jornades, l'olla de la Plana, preparada per l'Associació Gastronòmica de Vila-real. A més estarà amenitzat amb l'actuacióde Fanfi Garcia, qui aportarà el seu particular punt de vista gastronòmic.
Les invitacions, que són limitades, es poden aconseguir fins dimarts 13 a les 14 hores a la Regidoria de Comerç i Foment Econòmic. Av la Murà, 28-1r. Tel. 964.547.017, fomenteconomic@ajvila-real.es



El miércoles 14 de diciembre se celebrará el acto que cerrará las II Jornadas Gastronómicas de Vila-real Mengem a Vila-real....olla de la Plana

Se celebrará en el restaurante Cal Dimoni a las 20.30 h y durante el acto se presentarán los resultados del evento gastronómico, se realizará el sorteo de los boletos agraciados depositados por los clientes en las urnas y se entregará el premio al restaurante mejor valorado por los clientes, así como un reconocimiento a todos los participantes.

Al finalizar está prevista la degustación del plato estrella de las Jornadas, la olla de la Plana, preparada por la Asociación Gastronómica de Vila-real. Además estará amenizado con la actuación de Fanfi Garcia, quien aportará su particular punto de vista gastronómico.

Las invitaciones, que son limitadas, se pueden conseguir hasta el martes 13 a las 14 horas en la Concejalía de Comercio y Fomento Económico. Av. la Murà, 28-1º. Tel. 964547017, fomenteconomic@ajvila-real.es

Tres de los restauradores hacen balance de las II Jornadas Gastronómicas

Tras finalizar las II Jornadas Gastronómicas, hemos querido entrevistar a tres de los restauradores participantes para que nos hicieran balance del evento tras sus dos semanas de experiencia. Asier del Restaurante El Vasco, Pepe de Cal Dimoni y Manuel y Fina, del Bar Restaurante L’Amistat. Los tres aseguran estar muy contentos con el resultado de esta segunda edición.


Asier (El Vasco): “La iniciativa ha ido muy bien. Ha venido mucha gente a comer olla. Además, nuestra olla, era diferente. Como no podía ser de otra manera, le hemos dado nuestro toque vasco al plato y la hemos cocinado, en lugar de con alubia blanca, con alubia roja. Les ha encantado”.



Pepe (Cal Dimoni): “Ha ido todo muy bien, de categoría como suele decirse. Y eso que nosotros, normalmente, no tenemos menú, pero hemos tenido gente, sobre todo, el domingo. Ya he leído en el periódico que habremos hecho entre todos unos 1.500 menús, así que veo que es cierto que el balance es positivo”

Manuel y Fina (L’Amistat): “Nosotros hemos notado el estar apartados un poco más del centro y casi todos los clientes que hemos tenido han sido clientes de siempre. Aún así, estos han quedado encantados una vez más con la olleta, porque nosotros la solemos tener siempre en nuestro menú al menos una vez a la semana. Nuestra olleta es la tradicional, con carne, garbanzos y cardets".

Juan Clausell (Els Lluïsos): "A pesar de su sencillez, la olla que hacemos nos sale muy buena. Tanto que la hemos incluido como plato principal en el menú de los martes"

A punto de comenzar el fin de semana de fin de Jornadas, tuvimos el placer de entrevistar a Juan Clausell, propietario de Els Lluïsos. Asegura estar muy contento con este tipo de iniciativas para dar a conocer a los restauradores locales e incluso nos ha lanzado una propuesta de plato para la siguiente edición de las Jornadas: el arròs al forn.

-En primer lugar, preguntarles, a un fin de semana de que finalice esta segunda edición, ¿cómo les están yendo las jornadas gastronómicas?
Juan Clausell: Hasta ahora bastante bien, y aunque el momento que atravesamos no es el más propicio para sacar a la gente a la calle, cualquier iniciativa que nos pueda ayudar es de agradecer.

-¿Y qué cree que aportan a la localidad unas Jornadas como estas?
Juan Clausell: Para nosotros en particular, que nos hemos caracterizado de siempre en hacer unos bocadillos bastante especiales, nos han servido para dar a conocer nuestro menú diario. Y para Vila-real en general, una forma bastante eficaz para descubrir lo que son capaces de hacer los excelentes restauradores que tenemos en nuestra ciudad.

-Y en cuanto a la olleta, nuestro plato protagonista ¿Cómo lo preparan? ¿Cuál es su secreto?
Juan Clausell: Claudia, nuestra cocinera, la prepara según la receta tradicional de La Plana alta, sin ningún truco en particular, utilizando sólo verduras en su elaboración: alubias, cardos, acelgas, zanahoria, nabo, patata, col, cebolla, aceite de oliva, pimentón, azafrán, sal y agua (“olleta de dijuni”), y a pesar de su sencillez, nos sale muy buena, tanto, que la hemos incluido como plato principal en el menú de los Martes, acompañada de unos excelentes crujientes de ternera y un delicioso queso fresco a la plancha condimentado por Paola con una salsita de bacon  miel, y todo ello servido en mesa por Pilar con toda la simpatía que la caracteriza.

-¿Tendría alguna propuesta para las III Jornadas Gastronómicas?
Juan Clausell: ¡Cómo no! Me gustaría que el próximo año se homenajeara un plato muy típico de nuestra gastronomía, sencillo, pero merecedor de ocupar un lugar privilegiado en estas Jornadas como es el Arròs al Forn.
Por último quiero dar las gracias a todas las entidades que han hecho posibles estas Jornadas Gastronómicas, porque es así, con estas iniciativas, como de verdad se ayuda a un sector tan maltratado por la crisis como es la hostelería. De verdad que nos ha venido muy bien, y pienso que hablo por todos los participantes. La cocina es uno de los motores económicos que atrae el turismo a nuestras ciudades por lo que hay que cuidarla y mimarla.

Toni (Mesón Soria): “La base de una buena olla es un buen caldo y un buen caldo se consigue con las mejores verduras”

Entrevistamos a Toni, propietario del Mesón Soria, uno de los diecinueve participantes en las Jornadas. Insiste en la importancia de un buen caldo a la hora de elaborar una buena olla y en verduras de calidad como materia prima. Por eso, admite adquirir todas las verduras a través de una empresa de huerta ecológica.

-Llegados a este punto, ¿qué tal le han ido a ustedes las Jornadas?
Toni Soria: Muy bien, la verdad es que hemos tenido muchas reservas para comer olla, en algún que otro caso también por la noche. Pienso que hubo un momento en que debió correrse la voz de que gustaba nuestra olla porque vino bastante gente.

-¿Y cómo elaboráis vosotros la olla?
Toni Soria: La verdad es que es mi madre quien la prepara. Ella es la experta en los platos ‘de cuchara’. Es una olla bastante tradicional, con cardo, col, calabaza, patata, acelgas, y también con algo de carne. Es mixta. Pero además, un toque que le damos, más nuestro, es que le ponemos un poco de almendra.

-Pero, sin embargo, tienen mucho más peso las verduras…
Toni Soria: Sí. Yo pienso que la base de una buena olla es el caldo y un buen caldo se consigue con las mejores verduras. Por eso, nosotros conseguimos toda la verdura que cocinamos, toda la materia prima, a través de una empresa que se llama ‘La Fulla verda’ y que se dedica a la huerta ecológica.

-Entonces, ¿podéis considerar a vuestra gastronomía como ‘de cuchara’, más tradicional?
Toni Soria: Sí, pero en cuanto al menú diario que hacemos, que siempre incluye un plato de caliente de primero. Pero nuestra especialidad real es la carne a la brasa, que sería esa segunda parte del menú y en lo que basamos nuestra carta y nuestras cenas.

-¿Y qué tal ha sido acogida la olla entre la gente joven?
Toni Soria: Al contrario de lo que puede creerse a priori, ha ido muy bien. Todos los jóvenes que han venido a comer el menú se han comido la olla muy a gusto. Les ha gustado.

-Por último, ¿tienen algún menú para Santa Catalina?
Toni Soria: La verdad es que Santa Catalina es un día en que se tiene lleno siempre. Pero sí, tenemos una o dos mesas reservadas de olla.

Las II Jornadas Gastronómicas entran en su recta final con la celebración de una cata de aceite

Tan sólo quedan unos días para que concluya la segunda edición de las Jornadas Gastronómicas Mengem a Vila-real y el balance que de ellas puede hacerse es más que positivo. Muchas son las personas, entre vila-realenses y vecinos de otros municipios las que se han acercado hasta alguno de los diecinueve restaurantes participantes y han degustado un plato de olla. La curiosidad de unos por probar por primera vez este tradicional plato o la de otros por revivir los mejores recuerdos de su infancia, han sido las claves del éxito de las Jornadas, además de una mayor difusión en esta segunda edición. Tanto es así que incluso uno de los restauradores admite haberse sorprendido al haber recibido en su restaurante a "una pareja de extranjeros" que querían probar la olla, mientras que otros lo hacían por haber tenido demanda de este plato hasta "por la noche".

Las Jornadas se encuentran ya en su recta final y precisamente ayer jueves tuvo lugar la última de sus actividades programadas, una cata de aceite a cargo de José Luis Calpe, del Museo del aceite de Segorbe, y que fue acogida por el restaurante Bodegón de Carlos. Una treintena de inscritos entre restauradores y amantes de la gastronomía, participaron en la degustación de aceites y también patés de la productora segorbina "La belluga".

Oficialmente, será el próximo día 27, día en el que se celebra la Feria de Santa Catalina cuando se pondrá punto y final a esta II edición de las Jornadas Gastronómicas, que planea un acto de clausura y entrega de premios para el próximo 15 de diciembre.

Paco Navarro (Bar restaurante Navarro): “La gente viene y te aconseja: ‘Pues mi madre hacía la olla…’. Es algo muy bueno porque creo que recupera nuestras raíces, nuestra tradición”.

Entrevistamos a Paco, propietario de uno de los participantes de esta edición de las Jornadas Gastronómicas, el Bar restaurante Navarro. A unos días de finalizar, asegura estar muy contento con esta segunda edición del evento. “Ha venido hasta gente extranjera a probar la olleta”, asegura.

-En primer lugar, preguntarle, a unos días de que finalicen las Jornadas, ¿cómo le está yendo?
Paco Navarro: Estoy muy contento porque ha venido bastante gente en busca de la olleta. La gente tiene curiosidad por probarla. Sobre todo, gente más joven que nosotros que no la ha vivido en sus casas. Pero también ha venido gente más mayor, gente que al probarla les recuerda a la comida de sus madres. Además, lo curioso es que te aconsejan y te dicen: ‘Pues mi madre le echaba…’. Es algo muy bueno porque creo que recupera nuestras raíces, nuestra tradición.

-Entonces dice que está contento porque le ha venido gente… ¿Eran la mayoría de Vila-real o también ha recibido a gente de fuera?
Paco Navarro: Pues la verdad es que yo siempre suelo preguntar, de dónde vienen, cómo se han enterado de las Jornadas… Gente de aquí ha venido, pero también mucha gente de fuera, de Onda, de la Vall, de otros pueblos de por ahí arriba, de la montaña…Pero el caso más curioso que me he encontrado era el de unos belgas que han venido recientemente. Estaban aquí por trabajo, hospedados en un hotel y dicen que lo habían visto publicitado y les entró curiosidad por probar la olla.

-Y ya que hablamos de la olla, ¿cómo la cocinan ustedes?
Paco Navarro: Nosotros hacemos la típica olla sola con verduras, la que llaman ‘de ayuno’. Le ponemos muchos ingredientes porque la olla es un plato al que se le puede echar casi lo que se quiera y de un día para otro y aún sigue estando buena. Nosotros, concretamente le ponemos nabo, zanahoria, tomate, cebolla, judía blanca, acelgas y un hueso de jamón, luego ya le añadimos un sofrito de tomate, ajo y pimientos.

-¿Formaba parte ya la olla de la gastronomía de su restaurante? ¿Son ustedes, como suele decirse, ‘de cuchara’?
Paco Navarro: Sí, nosotros somos muy de olla, como dices, muy ‘de cuchara’. En nuestro menú del día siempre hay, de primero, un plato caliente y luego ya, otras cosas, pero el plato caliente no falta. Además, para nosotros lo de la olla no es nuevo, la hemos incluido muchas veces en nuestro menú. Pero no es el único plato de estas características que hacemos. También ofrecemos migas, potaje de habichuelas, judías con perdiz, gazpacho manchego e incluso cocido madrileño. Éste lo servimos como plato único porque son tres platos: el caldo por un lado, las verduras por otro y la carne por otro. Y por último como no, los arroces, los domingos siempre hay paella.

Silvina (El Gaucho): “La olla para nosotros es un reto, ya que no forma parte del tipo de gastronomía que ofrecemos. Aún así, hemos querido participar”

Hemos acompañado a Silvina, propietaria de la parrilla argentina El Gaucho. Aunque admite, no ha cocinado nunca olla de la Plana, elaborarla es “todo un reto” que, seguro, afronta con mucha ilusión.

-Tras haber participado en la pasada edición de las Jornadas, ¿qué cree que éstas aportan a un municipio como Vila-real?
Silvina: Pues, sobre todo, gente. Aportan el que la gente nos conozca y se decante por probar sitios en los que aún no ha comido. Creo que, sobre todo, gente de la misma Vila-real, mucho más que gente de fuera.

-¿Cuál es la base de vuestra gastronomía?
Silvina: Nosotros ofrecemos, básicamente, comida típica argentina y en especial, carne a la brasa.

-Y por supuesto, en ese tipo de gastronomía, no entra un plato como la olleta de la Plana…
Silvina: No, no la he cocinado nunca. Para nosotros es un reto porque, como dices, no forma parte del tipo de gastronomía que ofrecemos. Aún así, hemos querido participar, aunque admito, voy a necesitar ayuda.

-¿Y cómo tiene intención de prepararla?
Silvina: Todavía no lo sé porque nosotros sólo participamos en las Jornadas los fines de semana. Eso sí, te digo que la prepararé bien tempranito, para que esté, a la hora de la comida, bien reposadita.

-Invite a la gente a acudir a su restaurante en las Jornadas.
Silvina: Sólo puedo decir que si vienen recibirán siempre un trato excelente, además de tener el gusto de probar una sabrosísima parrilla argentina.

Manuel (El Taronger): “Tenemos bastantes menús de olla. Algunos, incluso la piden por la noche”

Entrevistamos a Manuel, propietario del restaurante El Taronger. A pocos días de haber comenzado las Jornadas Gastronómicas admite haber servido olla de la Plana a sus clientes “hasta por la noche”. Por primera vez, ya que ha abierto recientemente su local en Vila-real, es uno de los participantes de las Jornadas.

-Como participante en las Jornadas en este, su primer año, ¿qué cree que pueden aportar a Vila-real?
Manuel: Para nosotros, los restauradores, sobre todo, nos aporta la posibilidad de innovar, de crear nuevos platos.

-¿Y qué le parece la olla de la Plana como plato “fetiche” en esta segunda edición?
Manuel: Si te soy sincero, no estoy muy de acuerdo, pero porque no sigo una cocina tan tradicional. Además, considero que la olla, en la restauración, no ha gozado nunca de muy buen fama, era un plato que solía ser consumido más por las clases bajas. Además, para nosotros también tiene el hándicap de que cuesta mucho elaborarlo, requiere mucho tiempo. Sin embargo, he de reconocer que, en los días que llevamos de Jornadas, está funcionando bien. Tenemos bastantes menús al día de olla. Incluso viene gente que la pide hasta por la noche.

-Y ya que nos referimos a la olla, ¿cuál es su truco para elaborarla?
Manuel: Yo la hago con carne, calabaza, judía blanca, garrofón y butifarra, y la cocino en cazuela de barro. Por otra parte, comentar que, además de la olla de la Plana, en mi menú ofrezco la posibilidad de escoger otra olla, pero ésta con pescado y marisco, para todo aquellos a los que les guste más el pescado que la carne.

-¿Y cree que el marisco forma parte de la gastronomía local de Vila-real, aunque no tenga mar?
Manuel: Sí, claro, Vila-real no tiene mar pero lo tiene muy cerca. Existe siempre el pique, precisamente por esto entre los de Burriana y Vila-real y lo digo por mi mujer, que es burrianera. He de decir que lo que también tiene Vila-real es muy buena tierra.

-Invite pues a la gente a visitarles en estos días de Jornadas.
Manuel: Decirles que vengan que en El Taronger encontrarán seguro, tres cosas: amor, cariño y simpatía.

Cincuenta personas, entre vecinos y restauradores, asistieron a la cata de vino de las II Jornadas Gastronómicas Mengem a Vila-real

Algunos de los asistentes a la cata
 Alrededor de cincuenta personas asistieron ayer a la cata de vino organizada dentro de las II Jornadas Gastronómicas Mengem a Vila-real y que tuvo lugar en el restaurante Cal Dimoni. Los allí presentes tuvieron el privilegio de probar cuatro de los vinos de las bodegas de les Useres Barón d’Alba-Clos d’Esgarracordes, entre los que también se encontraba su vino de referencia, el tinto crianza. El encargado de llevar a cabo la cata fue Sergio Garrido, propietario de las bodegas, quién, además, hizo un recorrido explicativo por todo el proceso de elaboración de sus vinos, unos de los más reconocidos de la provincia de Castellón.

Sergio Garrido, propietario de
las bodegas Barón d'Alba
 Además de una veintena de vecinos de Vila-real que pudieron inscribirse, ya que las plazas eran limitadas, también estuvieron presentes en la degustación vinícola algunos de los restauradores participantes en las Jornadas, así como algunos miembros del equipo de gobierno del consistorio vila-realense, como el concejal de Turismo Emili Obiol, y el concejal de Comercio y Fomento Económico, Pasqual Batalla. Precisamente, fue Batalla el encargado de abrir y cerrar la cata, momento que aprovechó para invitar a todos los presentes a que participen en las demás actividades acogidas dentro de las Jornadas Gastronómicas, como la cata de aceite del próximo día 24.

José Layunta (El Molí): “La olleta de la Plana tiene la misma esencia que otras ollas típicas de otras zonas de España. Se asemeja mucho al cocido madrileño sólo que el cocido es algo más fuerte”

Entrevistamos a José Layunta, propietario del restaurante El Molí, ubicado en la Ermita de Virgen de Gracia de Vila-real. Un paraje natural idílico donde disfrutar de una buena gastronomía. Por segundo año consecutivo, participa como restaurador en las Jornadas Gastronómicas.

-Un restaurador consolidado en Vila-real como lo es usted, ¿podría decir por qué se caracteriza una gastronomía como la de su restaurante, El Molí?
José Layunta: El Molí se caracteriza por una gastronomía típicamente aragonesa, típica de mi tierra. Todo el que viene a El Molí ya sabe que va a encontrar buena carne de Aragón y el mejor jamón, el de Calamocha. Sin embargo, me ha tocado también adaptarme un poco a las costumbres de aquí, a las costumbres de los propios clientes. No hay domingo en que no pueda ofrecer paella.

-Hábleme del arroz. ¿Suele estar presente normalmente en sus menús?
José Layunta: El arroz es uno de los productos típicos de la tierra y muchos platos típicos de aquí lo tienen como ingrediente principal. Aquí, además de la paella, solemos preparar arroz con bogavante, el conocido como arroz “del señoret”, que es también con pescado y marisco…

-En su caso, ¿será pues el arroz un ingrediente de la olla?
José Layunta: Sí, mi idea es elaborarla con arroz, así que la deberé preparar siempre un rato antes de que la tomen los clientes. El arroz es el peligro que tiene. Además de las verduras, yo también le pondré carne.

-¿Y qué le parece que se haya escogido a la olleta de la Plana como producto estrella de las Jornadas?
José Layunta: La verdad es que la olleta es un producto típicamente invernal. Apetece mucho, sobre todo, si hace frío. Sin embargo, considero que no es plato que le pueda gustar a todo el mundo, por lo que, nosotros hemos basado el menú, primero en unos entrantes, y luego en un plato individual de olla, pero siempre opcional. Para los que no les guste, tienen la opción de escoger un plato principal de carne o de pescado. En el caso del pescado, lo servimos ya todo muy ligero y sin espinas.

-¿Se parece la olla a algún plato típico de su tierra?
José Layunta: Sí, nosotros cocinamos olla, pero es algo diferente de la de aquí. Por aquello de las costumbres, he aprendido a cocinarla como aquí, como es la olla típicamente de la Plana. Sin embargo, considero que la olleta no es muy diferente a otros platos de cuchara. Tiene la misma esencia que otras ollas típicas de otras zonas de España. Por ejemplo, se asemeja mucho al cocido madrileño, sólo que el cocido es algo más fuerte. Tiene una mayor cantidad de carne.

Ricardo y Juani (Bar restaurante Juani): “En nuestro restaurante, siempre hemos servido olleta de la Plana. Los clientes agradecen poder comer un buen plato de caliente de toda la vida”.


Hemos acompañado a Ricardo y a Juani, los propietarios del Bar restaurante Juani. Con gran ilusión y con un plato que, dicen, se ha comido siempre en sus casas, como protagonista, participan de nuevo en las Jornadas Gastronómicas Mengem a Vila-real.

-Tras haber participado en la edición anterior de las Jornadas y con la ilusión de ésta segunda, ¿qué creen que le pueden aportar a un municipio como Vila-real?
Ricardo: Creo que le pueden aportar un mayor dinamismo. Es una buena manera de que la gente, tanto de dentro como de fuera, conozca los restaurantes de Vila-real.

-Según su criterio, ¿qué productos o platos pertenecen a la gastronomía local de Vila-real?
Ricardo: Vila-real es, sobre todo, muy rico en verduras y carne. Luego también, los platos cocinados con anguila, como el all i pebre.

-¿Y la olleta? ¿La consideran cocina tradicional de Vila-real?
Ricardo: La verdad es que nosotros la hemos comido siempre en nuestras casas, es un plato con mucha tradición. Además, nosotros, no sólo en las Jornadas, solemos ofrecer olleta de la Plana a nuestros clientes alguna vez a la semana, durante todo el invierno.

-¿Y cuál es su truco para cocinar este plato tan tradicional?
Ricardo: Nosotros la elaboramos el día de antes y la dejamos reposar, es cómo está más buena y sabrosa. En cuanto a la elaboración, solemos poner la verdura primero en tacos enteros para que desprenda todo el sabor, y luego, a la hora de servirla en platos individuales, la cortamos a trocitos, para que todos los platos tengan de todo.
Juani: Los clientes que vienen y prueban la olleta de la Plana que nosotros preparamos quedan encantados. Agradecen cuando vienen poder comer un buen plato de caliente de toda la vida.

-¿Podría decir cuál es el perfil de su clientela?
Ricardo: Sí, mayoritariamente gente de 35 años, más o menos, sobre todo trabajadora. Aunque viene todo tipo de gente. La gente quiere cocina tradicional y recibir un trato cercano y familiar.

Montiel Sancho (Hostal Sant Joan): “Cuando cocino para los clientes, pienso en mi familia”

Hablamos con Montiel Sancho, propietaria y cocinera del Hostal Sant Joan, participante este año también en las Jornadas Gastronómicas Mengem a Vila-real.

-Centrándonos en la gastronomía tradicional y local, base de las Jornadas Gastronómicas Mengem a Vila-real, ¿qué platos o qué productos considera que forman parte de esa gastronomía local de Vila-real?
 Montiel Sancho: En una zona como esta el arroz es un producto fundamental. Yo aquí cocino muchos platos que contienen arroz como ingrediente principal. Uno de ellos es, como no, la paella, pero también hago arroz a banda, arroz al horno, arroz negro, e incluso uno que yo misma creé, que es una especie de arroz caldoso con galera y gamba roja. Los platos más tradicionales con arroz siempre tienen éxito entre los clientes.

-¿Y cuál es su truco a la hora de cocinar la olleta de la Plana, plato estrella de nuestras Jornadas? ¿Le suele poner arroz?
Montiel Sancho: Mi idea es basarme en la receta tradicional, pero como siempre hago, cocinándola un poco a mi manera. Sin carne, sólo con verduras, y también sin arroz, pero porque considero que la olla es un plato que está más bueno habiéndolo dejado reposar, y con el arroz es imposible.

-¿Qué perfil de cliente les suele visitar en estos días, contando con la experiencia como participante de la pasada edición de las Jornadas?
Montiel Sancho: Aquí la gente que viene normalmente, no sólo en las Jornadas, es gente trabajadora, sobre todo porque tenemos siempre un menú del día.

-Invite a la gente, tanto de Vila-real como de fuera, a visitarles durante las Jornadas Gastronómicas.
Montiel Sancho: Decirles que aquí, en el Hostal Sant Joan, tratamos a los clientes como si fueran nuestra familia. Yo misma, cuando cocino para los clientes, pienso en mi familia, y en cómo los atendería si fueran ellos los que fueran a comer. Ofrecemos siempre un trato muy cercano a todo el que nos visita.

Massimo y Ana (La Pulcinella): “Somos la alternativa a toda esa gente a la que no le gusta cocinar o no puede porque está trabajando”

Hemos estado con Massino y Ana, los propietarios del restaurante La Pulcinella, especialidades italianas para llevar. Una alternativa al resto de restaurantes participantes, sobre todo, para los que prefieran degustar la olleta de la Plana en sus casas.

-¿Qué creéis que le pueden aportar a Vila-real unas Jornadas Gastronómicas como estas?
Massimo y Ana: Creemos que puede aportar un mayor movimiento de gente en el pueblo, una mayor afluencia de público. Eso es muy bueno para nosotros, los restaurantes, porque nos conoce mucha más gente.

-¿Qué productos o platos destacaríais como pertenecientes a la gastronomía local?
Massimo y Ana: La verdad es que, al ser de fuera, no hemos conocido desde siempre las tradiciones de Vila-real, tampoco en gastronomía. Sin embargo, tengo un amigo que a la paella muchas veces le pone unas bolas elaboradas con carne y sangre de pollo. Nosotros no las conocíamos y ahora sabemos que son muy típicas de aquí.

-¿Y cuál es vuestra fórmula? ¿Por qué tiene hoy tanto éxito la comida para llevar?
Massimo y Ana: En la actualidad cada vez son menos los que le dedican tiempo a la cocina. Por eso, nosotros ofrecemos una alternativa a toda esa gente que no le gusta cocinar o no puede porque está trabajando. Ofrecemos distintas especialidades de comida italiana para llevar y las ofrecemos de calidad porque las hacemos nosotros aquí. Son caseras. Por otro lado, con el frío, sobre todo ahora en invierno, recibimos a mucha gente que prefiere quedarse en casa y no salir a comer fuera.

-¿Y cómo se plantean cocinar la olleta de la Plana?
Massimo y Ana: La verdad es que no la hemos cocinado nunca aquí, pero porque no entra dentro del tipo de cocina que ofrecemos. Por eso, es un reto. No íbamos a participar en las Jornadas por eso, pero al final lo planteamos y dijimos, ¿por qué no? Pensamos en que ofrecíamos algo diferente. Nuestra idea es hacerla sólo con verdura. Más que nada por la gente. Aquí viene mucha gente que busca algo más ligero y que les permita guardar la línea.

-Cómo invitarían a la gente a venir a la Pulcinella.
Massimo y Ana: Les diríamos que nos visiten si no les apetece cocinar. Tenemos mucha variedad de platos y todos caseros, elaborados aquí por nosotros.

Óscar (El Miso): ‘Invite la gent a provar nous llocs, a tastar plats nous…, però, sobretot, que ens pregunten com es fan per a poder fer-los a casa. Jo sempre m’he penedit de no haver-ho fet més amb la meua àvia’.

Avui hem estat amb Óscar, propietari del restaurant El Miso. Amb la grata experiència de la passada edició, El Miso és un dels restaurants que de nou participa en les Jornades Gastronòmiques Mengem a Vila-real.

–Amb l’experiència de la passada edició i la d’altres jornades que pot conéixer, què pensa que poden aportar a la localitat unes jornades com aquestes?
Óscar: Pense que és una bona iniciativa, més que res per fer una crida a la gent, tant d’ací com de fora. La gent té sempre unes rutines, sol anar sempre als mateixos llocs, sobretot, en el cas dels restaurants. La gent coneix un lloc on la qualitat-preu és bona i per això sempre torna. D’aquesta manera, aquella gent que sempre va als mateixos locals a menjar, pot veure en les Jornades una excusa per canviar. Açò és molt important i interessant ja que, encara que amb la mateixa experiència d’anys, cadascun dels cuiners tenim una manera específica de cuinar. Li donem el nostre estil personal a cada plat. A més, per als restaurants, unes jornades com aquestes també són bones per la possibilitat d’innovar. La cuina és una cosa que sempre està en constant evolució i si no és per aquestes iniciatives, moltes vegades no podríem fer-ho.

–Creu que Vila-real té una gastronomia local específica?
Óscar: Vila-real era i és un municipi al qual sempre han vingut molts immigrants. Cadascú ha aportat ací les seues coses, la seua tradició gastronòmica pròpia i per això pense que, quant a gastronomia, Vila-real està caracteritzada per una barreja d’estils.

–I quin és l’estil de la seua cuina?
Óscar: Jo sempre dic que l’estil d’un cuiner té molt a veure amb les seues preferències. Si a un cuiner no li agrada preparar olles, quasi mai les oferirà als seus clients. I no per res, sinó perquè la seua preparació no ha tingut tanta dedicació. Passa un poc com les mares a les nostres cases. Jo, concretament, sóc molt de cullera, de plat de calent, i per això m’agrada tant l’hivern, per les seues majors possibilitats gastronòmiques. A més de l’olla de la Plana, ací cuinem altres plats també amb molta tradició com l’olla de verdures del Maestrat, l’olla de cigrons i carn… Aquest últim, per exemple, és un plat amb molt de condiment. Antigament els llauradors treballaven molt dur al camp i havien d’alimentar-se bé. En el cas dels plats amb verdures només, eren també molt populars. Eren més lleugers i, per tant, ideals per als malalts o els que tenien molèsties d’estómac…

–I quin és el teu truc a l’hora de cuinar l’olla?
Óscar: Per tradició, ací sempre fem l’olla de dejú, la que és només amb verdures. L’única carn que té és el caldet que jo fique de pollastre per a donar-li més sabor. Després, un dels meus trucs és no ficar all i, sobretot, tallar totes les verdures a trossos molt xicotets. Són més fàcils de coure, a més que, en una mateixa cullerada, tens el sabor de totes elles i està molt més saborós.

–Invite la gent a venir a Vila-real en les II Jornades Gastronòmiques.
Óscar: Dic un poc el mateix que he dit abans. Convide la gent que vinguen a provar nous llocs, a tastar plats nous i, sobretot, que ens pregunten com es fan, perquè puguen després fer-los a casa. Jo sempre m’he penedit de no haver-ho fet més amb la meua àvia.

David Martínez (Espliego): “Ofrecemos la gastronomía más tradicional pero con un toque moderno. Esa es nuestra apuesta personal”.

Acompañamos a David Martínez, propietario del restaurante Espliego, uno de los 19 participantes en las Jornadas Gastronómicas.

-Tras la experiencia de otras Jornadas Gastronómicas, de otras localidades que pueda conocer, ¿qué cree que le puede aportar a Vila-real unas Jornadas como las “Mengem a Vila-real”?
 D.M.: Creo que pueden aportar, sobre todo, un movimiento mayor de gente. Un mayor número de visitantes que, además, puedan conocer nuestros restaurantes y cómo es nuestra gastronomía.

-¿Cree que Vila-real tiene una gastronomía local conocida?
 D.M.: No es exactamente una gastronomía local significativa. Vila-real en realidad tiene la suerte de contar con una oferta muy variada. Por un lado, porque tiene el mar muy cerca y es muy rica en pescado, al igual que lo es también en carne. Pero sobre todo, lo que más ha destacado siempre de Vila-real es su huerta.

-¿Cuál es el truco de su cocina?
 D.M.: Realmente lo que nosotros ofrecemos siempre, y lo vamos a hacer también en las Jornadas, es basarnos en la cocina tradicional pero con un toque moderno. Esa mezcla de estilos es, precisamente, nuestra apuesta personal.

-¿Y cómo convierten un plato tan tradicional como es la olleta de la Plana en cocina de vanguardia?
 D.M.: Nosotros, desde el principio, no pensamos en ofrecer el plato caliente típico de olla. Nuestra opción ha sido incluir en el menú un farsellet de olla, cocinado con hojas de acelga rellenas. Con esto lo que conseguimos es ofrecer precisamente lo que te comentaba, un sabor tradicional, el de la olleta, pero cocinado y presentado de una manera más actual y moderna.

-Por último, invite a la gente de otros municipios a venir a Vila-real y a visitar su restaurante.
 D.M.: Decirles que asistan a la fiesta que implican unas Jornadas Gastronómicas y que vengan a comer, sobre todo, si no han venido nunca y tienen la intención de conocer lugares nuevos. Nosotros, en concreto, siempre velamos por los clientes y siempre tratamos de adaptarnos a ellos.

Pascual Balaguer (La Alacena de Teruel): ‘En cada pueblo, un mismo plato, por muy tradicional que sea, tiene un sabor propio’

Hoy hemos estado con Pascual Balaguer, propietario del restaurante La Alacena de Teruel. Uno de los restaurantes que, como en la pasada edición, estará presente en las Jornadas Gastronómicas Mengem a Vila-real.

-Tras conocer usted otras Jornadas Gastronómicas de otras localidades y tras la experiencia de la pasada edición, ¿qué cree que pueden aportar a Vila-real?
P.B.: Sobre todo, turismo, nuevos visitantes. Aunque me atrevo a decir que Vila-real no tiene una gastronomía propia en el más estricto sentido de la palabra, de lo que sí puede presumir es de su estilo propio a la hora de elaborar platos que son tradición de la zona o la comarca. En cada pueblo, un mismo plato, por muy tradicional que sea, tiene un sabor propio. Eso tiene que ver con la manera en que se cocine ese plato en cada sitio. A veces, hasta se le cambia el nombre al mismo plato o producto, dependiendo de donde se elabore, como ocurre con el engravat en la Vall d’Uixó, por ejemplo.

-Aunque dice que Vila-real no tiene una gastronomía local propiamente dicha, ¿qué platos son tradicionalmente típicos de aquí?
P.B.: Vila-real hubo un tiempo en que era muy rico en el cultivo de judías. Por ejemplo, algo muy tradicional y típico eran les bajoques al tombet. Luego también, los arroces, por ejemplo. Vila-real lo que ocurrió es que convirtió en una localidad fuerte en la cerámica y el comercio local empezó a girar, a partir de ahí, en torno a ella.

-¿Cuáles son sus trucos a la hora de elaborar su menú?
P.B.: Nosotros hacemos una cosa y es que aprovechamos mucho las verduras de temporada. Nos fijamos en cuál es el tiempo de cada una, la compramos fresca en el mercado y ya luego la vamos adaptando a nuestros platos. En cuanto al menú de las Jornadas, nosotros siempre tratamos de crear un menú redondo, en torno a un plato o producto, como por ejemplo, en este caso, la olleta de la Plana. Luego, siempre añades al menú algún plato diferente, carne o pescado, para que haya alternativa para todos.

-¿Y la olleta? ¿Qué toque personal le da a este tradicional plato?
P.B.: Yo siempre pienso que cada plato depende del tiempo que te vaya a costar elaborarlo. Yo la olleta siempre la elaboro el día de antes y la dejo reposar, es como a mí me parece que va a estar más sabrosa. Sin embargo, se puede hacer el mismo día, poco tiempo antes del consumo. Su sabor en este caso, es diferente.

-¿Cuál es el perfil de cliente que espera en las Jornadas?
P.B.: Cualquiera, sin distinción.

-¿Cree que un plato como la olleta puede agradar a la juventud?
P.B.: Claro que sí, pero depende de cómo se les presente. A los niños y a la juventud más estricta con la comida hay que “engañarles”, entre comillas, para que coman de todo.

-Invite a la gente a venir a Vila-real y a su restaurante en las Jornadas.
P.B.: Como digo, vale la pena venir a Vila-real, sobre todo, en el caso de la gente de fuera, de otras localidades o comarcas por lo que ya he comentado. Vila-real tiene, seguramente, los mismos productos básicos que cualquier otro municipio, pero lo que le diferencia es su estilo propio, su toque personal, su estilo en cada plato. En nuestro caso, en la Alacena de Teruel, además de aplicar ese estilo, y en añadido, el nuestro propio, nos gusta, además, adaptarnos al gusto de la gente, de modo que podamos ofrecer una gastronomía tradicional y familiar.